Ejercicios Diarios de Mantenimiento en la E.L.A.

Introduccion

Las enfermedades de la motoneurona se traducen en un déficit de fuerza y luego una atrofia muscular.

Ciertos músculos se ven afectados antes y de manera más intensa que otros, con una evolución general muy variable según los sujetos y difícil de prever en un principio. Con el transcurso del tiempo esta debilidad muscular puede provocar rigidez en las articulaciones; pueden observarse otros signos: fatiga muscular precoz, calambres y a veces rigidez de ciertos músuclos.

Conjuntamente con los tratamientos medicamentosos, el mantenimiento "físico" de los músculos y de las articulaciones ocupa un lugar fundamental.

Este mantenimiento físico comprende dos grupos de métodos complementarios:

  • La reeducación funcional, método que incluye medicación, bajo la dirección de un kinesiólogo, quien recurre a técnicas bien precisas, adecuadas para cada situación en particular. Es indispensable y debe seguir un ritmo que debe adaptarse al estado del paciente.
  • La gimnasia diaria, que comprende una serie de ejercicios simples que el paciente puede efectuar solo, en su casa.


Esta gimnasia es la que nosotros nos proponemos describir para uso del paciente. Por supuesto que estos ejercicios, así como sus resultados, pueden someterse a la opinión del kinesiólogo, en función de su evolución, en el momento de realizarse las sesiones de reeducación funcional.

ALGUNOS PRINCIPIOS DEBEN GUIAR LA APLICACIÓN DE ESTOS EJERCICIOS

  • Esta es una guía "general" y debe adaptarse a cada caso y momento de la enfermedad
  • Nunca deben resultar dolorosos ni cansadores: si éste fuera el caso, habría que reducir su intensidad o su duración y aumentar el tiempo de descanso entre los ejercicios.
  • Deben realizarse cotidianamente y en su conjunto no deben superar entre 20 y 30 minutos; en caso de posible fatiga, es preferible efectuar dos sesiones cortas (por ejemplo: un cuarto de hora por la mañana y por la tarde) antes que una sola sesión demasiado prolongada.
  • Si un ejercicio resulta difícil o penoso, se le debe advertir al kinesiólogo al respecto: probablemente detectará un problema muscular o articular para el cual la reeducación con medicación podrá aportar alguna solución.

Para hacer "trabajar" el máximo de regiones del cuerpo evitando cambios demasiado frecuentes de posición, preferimos agrupar los ejercicios

LOS EJERCICIOS

Primera parte

El paciente está sentado en una silla, delante de una mesa bastante pesada. Estos ejercicios le harán trabajar, sobre todo, los brazos.

Los hombros

1. Con las dos manos detrás de la cabeza, si es posible cruzadas: separar los codos e impulsarlos hacia atrás lo más lejos posible. (Ejercicio de flexibilización y refuerzo de los músculos de la espalda).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

2. Con los brazos ligeramente separados y hacia adelante: presionar con el dorso de las manos y los puños por debajo de la mesa y levantar los hombros con los codos extendidos, como para levantarla. (Ejercicio de refuerzo de los músculos elevadores).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

Los codos

1. Con los brazos ligeramente separados y las palmas de las manos hacia arriba: los dedos van a tocar los hombros doblando los codos, luego volver a la posición inicial extendiendo los codos al máximo. (Ejercicio de flexibilización de los movimientos de flexión y extensión de los codos).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

2. Con los brazos pegados al cuerpo y los antebrazos horizontales: girar las palmas de las manos hacia arriba y luego hacia abajo. (Ejercicio de flexibilización de los movimientos denominados de "pro-supinación")

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

3. Acercándose a la mesa, con los brazos pegados contra el cuerpo: hacer como si quisiera levantar la mesa, una vez con la palma de las manos, una vez con los antebrazos, con la palma girada hacia abajo. (Ejercicio de refuerzo de los músculos flexores de los codos, especialmente los bíceps).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

Las manos

1. Movimientos alternativos de flexión de los dedos apretando los puños y de extensión de los dedos y del pulgar, separándolos lo máximo posible y extendiendo los puños. (Ejercicio de flexibilización de los dedos y de los pulgares).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

2. Presionar el borde de la mesa como para empujarla: primero con los cuatro últimos dedos, con las palmas hacia adelante, luego sólo con los pulgares, con las palmas hacia adentro. (Ejercicio de flexibilización cuando sobreviene una tendencia a la rigidez de los dedos, de los puños o pulgares).

3. Con el extremo del pulgar; presionar con fuerza y sucesivamente sobre el extremo de los otros cuatro dedos. (Ejercicio de refuerzo referido sobre todo a los músculos de la prehensión).

Segunda parte

El paciente debe estar de pie, cerca de una pared. Estos ejercicios harán trabajar, sobre todo, la columna vertebral y las piernas.

1. El paciente está con la espalda contra la pared tocando ésta con los talones, los gúteos, la espalda y la cabeza: ponerse en puntas de pie, alejando de la pared los glúteos y la espalda; sólo la cabeza debe permanecer en contacto con la pared. (Ejercicio para reforzar los músculos de la espalda, la nuca, las pantorrillas y los muslos; se opone a la tendencia frecuente de la posición inclinada hacia adelante).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

2. El paciente está frente a la pared, bien derecho con las manos apoyadas en forma plana contra la pared para ayudar a conservar el equilibrio: separar lentamente una de las piernas hacia afuera hasta el máximo, conservando entonces el apoyo sólo sobre la otra: luego hacer lo mismo del otro lado. (Ejercicio para reforzar los músculos extensores estabilizadores de la cadera).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

Tercera parte

El paciente va a utilizar una cama y una silla. Estos ejercicios le harán trabajar sobre todo las piernas.

Primera serie

El paciente está acostado boca abajo sobre la cama con las rodillas y las piernas fuera de la cama, en "suspensión".

1. Flexionar lentamente las rodillas una después de la otra, luego juntas, acercando lo máximo posible los talones a los glúteos, luego volver a la posición inicial, también lentamente. (Este ejercicio mantiene la flexibilidad de los movimientos de flexión y extensión de las rodillas).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

2. Con las rodillas flexionadas a 90º, dejar caer lentamente los pies sobre los costados, luego volver a la posición inicial. (Este ejercicio mantiene los movimientos de rotación de las caderas).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

3. Si la posición se soporta bien, despegar el pecho del plano de la cama separando los brazos y extendiendo la cabeza hacia atrás. (Este ejercicio refuerza los músculos de la nuca y de la espalda; si no se tolera bien, no insistir).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

Segunda serie

El paciente está sentado en el borde de la cama, con las piernas colgando.

1. Extender lentamente la rodilla, mantener la pierna en posición horizontal, luego volver también lentamente a la posición inicial: un lado, luego el otro, luego los dos juntos. (Este ejercicio refuerza los extensores y mantiene la flexibilidad de la rodilla).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

2. Balancear lentamente los pies hacia afuera y hacia adentro, uno después el otro. (Este ejercicio mantiene las rotaciones de la cadera).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

3. Con las rodillas a aproximadamente 45º de flexión, levantar y bajar alternadamente el extremo de los pies durante 5 a 10 segundos. (Este ejercicio mantiene la flexibilidad de los tobillos y refuerza los erectores de los pies y los extensores de la rodilla).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

Tercera serie

El paciente permanece sentado en una silla, frente a la cama, a una distancia considerable como para efectuar los ejercicios siguientes:

1. Intentar "levantar la cama presionando con la cara anterior de la articulación del tobillo: un lado, luego el otro, luego los dos juntos. (Este ejercicio refuerza los extensores de la rodilla).

2. Intentar "levantar" la cama presionando con los dedos gordos: un lado, luego el otro, luego los dos juntos. (Este ejercicio refuerza los erectores de los pies).

Para ver la imagen en moviemiento haga click aca

Conclusión

  • Estos 18 ejercicios deberán realizarse preferentemente de acuerdo con el orden indicado.
  • Cada ejercicio debe repetirse de 5 a 10 veces y la posición debe mantenerse de 5 a 10 segundos, con un tiempo de descanso dos veces más largo que el ejercicio.
  • Algunos de ellos provocan dolores, sobre todo si la región que trabaja está afectada por una patología anterior en particular reumática (artrosis, tendinitis, etc.), en este caso, hay que reducir la fuerza, el número, la duración del ejercicio, inclusive abandonarlo completamente.

De todos modos, es conveniente contar con el consejo del kinesiólogo para la indicación de esta gimnasia en cada caso particular y realizar la primera sesión bajo su control.

Asimismo,este programa "standard" puede modificarse en función de la evolución y en las mismas condiciones de control: según los casos, se podrá insistir sobre ciertos ejercicios y abandonar otros.

Una actividad física general moderada siempre es conveniente: resultan particularmente adecuados el caminar tranquilo prolongado en terreno no accidentado y la natación (preferentemente brazadas).

Una actividad deportiva propiamente dicha no es teóricamente nociva, pero debe adaptarse al estado muscular del momento y puede limitarse rápidamente por la fatiga o los calambres. Aquí también es necesaria la opinión del kinesiólogo.

atras | subir